loader image
Noticias

Avanza preparación de sitio que cobijará futuro jardín botánico de la UdeC

La cosecha de especies arbóreas exóticas prosigue por estos días en los cerros adyacentes a la Universidad de Concepción. Este es un paso trascendental, que permitirá disponer de superficies para el primer jardín botánico de la UdeC, en el marco de la línea de conservación ex situ del proyecto Campus Naturaleza.


Ahora es un área pequeña, pero son los primeros pasos para implementar el inicio de las acciones del futuro jardín botánico de la Universidad de Concepción. La cosecha, intervendrá 6 hectáreas en los cerros colindantes a la Casa de Estudios, hasta el momento pobladas por especies arbóreas exóticas. Este espacio será parte de la conservación ex -situ del proyecto Campus Naturaleza, una modalidad cuyo objetivo es la conservación de especies (flora, fauna, funga) fuera de su distribución natural.

Previo al inicio de las labores de cosecha, se identificó la presencia y distribución de pequeños grupos de árboles y matorrales nativos, que aún subsisten bajo los eucaliptus, especie dominante en los terrenos. Esto fue una medida voluntaria establecida por la universidad, que se suma al Plan de Manejo, aprobado por CONAF en marzo de 2024.

El director del proyecto Campus Naturaleza Universidad de Concepción, Dr. Cristian Echeverría Leal, comenta “que esto se hizo con el fin mantenerlos (especies nativas) posterior a la cosecha y que puedan ayudar al establecimiento de los árboles nativos que serán parte de la colección ex – situ de Nothofagus chilenos amenazados. Diversas investigaciones científicas, en algunas de las cuales hemos participado, concuerdan en que la crisis climática y las alteraciones producidas por el ser humano, podrían impactar seriamente en la supervivencia de las tres especies de este género en Sudamérica y endémicas de Chile, que son Nothofagus alessandrii (ruil), en peligro, N. glauca (hualo) y N. macrocarpa (roble de Santiago), en estado vulnerable. Esos estados de amenaza y vulnerabilidad, nos instan a poner nuestros mayores esfuerzos para la conservación de estas especies, en este caso, fuera de su distribución natural que es entre las regiones Metropolitana y el Maule”, explica el académico UdeC.

Crecen los Nothofagus

Si bien la cosecha es la primera acción material de la conservación ex – situ del proyecto Campus Naturaleza en la Universidad de Concepción, el proceso partió mucho antes. Hoy, los Nothofagus que poblarán las hectáreas a partir de julio de este año, crecen en el vivero del Instituto Forestal (INFOR). Para ello, fue necesario recolectar las semillas a lo largo de toda la distribución natural de estas especies, labores en donde estuvieron involucrados diferentes profesionales de las instituciones que forman parte del proyecto “Conservación y Restauración de las especies amenazadas de Nothofagus en América del Sur”.

Esta iniciativa, financiada desde suiza por la fundación Franklinia y liderada por la Universidad de Concepción, a través del Laboratorio de Ecología de Paisaje, hace patente la preocupación de la comunidad científica internacional por la conservación de estas especies arbóreas emblemáticas del hemisferio sur del planeta.

En ese contexto, Manuel Acevedo Tapia, investigador del INFOR, una de las instituciones involucradas en el proyecto de conservación de Nothofagus, explica que uno de los aspectos centrales es evitar que individuos (árboles) emparentados, es decir, provenientes del mismo sitio se crucen entre sí. Con esto, se aumenta las probabilidades de éxito en la sobrevivencia de las plantas.

“La producción de plantas se realiza teniendo en consideración la ubicación de los lugares donde se recolectan las semillas. La idea es que se consideren a las plantas madres, del semillero del cual provienen, para evitar los procesos de endogamia que se producen al establecer individuos de la misma madre en un sitio común. Entonces, el objetivo es producir plantas llevando un registro, para posteriormente llevarlos a Campus Naturaleza basado en un seguimiento en función de semilleros y lugares de procedencia”.

Preparación de superficie para conservación ex – situ

Las faenas de cosecha, se realizan considerando a las especies nativas que existen en el área, según comenta Juan Emilio Espinoza, Encargado de Propiedades y Gestión Forestal de la Universidad de Concepción. “A la fecha queda aproximadamente media hectárea de superficie a cosechar, considerando que las faenas se realizarán en dos etapas, la segunda de las cuales se iniciará cuando mejoren las condiciones climáticas. En este caso se está haciendo un volteo dirigido dentro de la plantación, para afectar lo menos posible los núcleos nativos que pueden existir dentro del rodal a cosechar. En este caso las especies nativas que tenemos son principalmente boldo, litre y peumo, y por lo tanto se está haciendo todo lo posible para protegerlas. No se ha cortado ninguna especie nativa en ningún caso, la idea es poder dejar la mayor cantidad de especies nativas que de algún modo favorezcan el proceso que se va a implementar en el sector”.

Además de las labores propias de faenas de cosecha, añade que los trabajadores fueron capacitados y se estableció dentro de las bases de la licitación que se dejaran la mayor cantidad de especies nativas. “Ahora, siempre va a existir una alteración, porque estamos hablando de volteo de árboles que tienen entre 20 a 30 metros de altura, por lo tanto, es muy probable que alguna vegetación nativa se vea dañada; no obstante, estamos tratando de evitar que eso ocurra”.

El área que se encuentra afecta a las labores de cosecha, tiene carácter de recinto privado (propiedad de la Universidad de Concepción). No obstante, es de conocimiento su uso para recreación y deportes por parte de la comunidad local y en ese marco, la Universidad hace un especial llamado a no transitar por esos sectores y adoptar medidas de seguridad para evitar accidentes.

 

Skip to content